El gobierno español ha dicho ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea que las trabajadoras de hogar y cuidados no tienen prestación de desempleo porque el costo de la Seguridad Social para la parte empleadora sería más alto; porque la inviolabilidad del domicilio dificulta el control del fraude; y porque las trabajadoras, al cobrar bajos salarios en general, preferirían cobrar del paro en lugar de trabajar.
Así que el gobierno las condena a aceptar condiciones ilegales por no queda en la calle; les priva de la protección de desempleo cuando sus empleadores mueres o ingresan en una residencia; y continúa negándose a poner medios para controlar lo que sucede en el empleo de hogar.
La noticia del 30 de septiembre es que el Abogado del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dice que la exclusión va contra las normas europeas, pero la sentencia tardará meses todavía. Actuando como los empleadores tramposos, ¿el gobierno va a aprovechar la lentitud de los tribunales para no reaccionar o va a termina ya con esta discriminación?

En este link están los argumentos del gobierno. Apds. 72, 73 74 y 75.