Denunciamos a Osakidetza y especialmente a su responsable Jon Darpón, por lo siguiente:
Los grupos parlamentarios, a propuesta de EH Bildu, consensuaron una moción en junio de 2018, para que Osalan y Osakidetza coordinasen a fin de detectar los accidentes en el trabajo de hogar.
El consejero Darpón, a pregunta de EH Bildu, el 28/12/2018 contesta que Osakidetza no ha realizado ninguna reflexión ni actividad sobre la detección de accidentes laborales, puesto que los accidentes no son un asunto de su competencia. La respuesta es, como poco, inaudita. Los partes de baja que cumplimenta el personal médico de Osakidetza, tienen obligatoriamente que definis si esa baja es común o profesional.
De lo que estamos hablando es de:
- Trabajadoras que acuden a consulta de Osakidetza con lesiones clarísimamente constitutivas de accidente laboral y salen con un parte de baja por contingencias comunes. Lesiones físicas y síquicas. Los casos que hemos encontrado en la asesoría van desde quemaduras en cara y cráneo por olla a presión en el caso de una interna, hasta lesiones de hombro y brazo en el caso de un  trabajador que movilizaba él solo a un varón muy corpulento, pasando por visita a urgencias de trabajaora interna que atendía día y noche a una persona con un nivel avanzado de demencia porque llevaba meses sin descanar de seguido y había sufrido un ataque de ansiedad.
Además, queremos recordar que OSALAN no se ha molestado aún en realizar una guía de salud laboral en el empleo de hogar mínimamente útil y seria, aunque el plazo para hacerlo terminaba en diciembre pasado.
Y también recordamos que las trabajadoras de hogar, muy especialmente las que están cuidando, acuden a la consulta médica (con enfermedades comunes y con accidentes laborales) tarde y mal, porque no se les admite ausentarse del trabajo para atender su propia salud.
Sabemos que el problema de base respecto a las trabajadoras que cuidan, es que realizan a bajo coste tareas vitales que de otra forma exigirían incrementar considerablemente el gasto social y que la opción del gobierno del PNV  es mirar para otro lado.