Jornada

¿Cuál es la jornada máxima de trabajo?

La jornada máxima semanal es de 40 horas de trabajo, para las externas y también para las internas, aunque la ley autoriza un tiempo de “presencia” que no podrá exceder de 20 horas semanales de promedio en el periodo de un mes. Se supone que en las horas “de presencia” solamente debe estarse disponible para prestar servicios, no son horas en las que se deba realizar trabajo efectivo. Las horas de presencia tienen que pagarse al menos al precio de la hora de trabajo ordinaria. El precio mínimo de la hora de presencia en 2019 es 7,04 €.

Las internas tienen que tener 2 horas libres al día para las comidas, que no se computarán como tiempo de trabajo. No se puede impedir a la trabajadora salir de la casa en esas dos horas, salvo que se haya acordado que las horas de comidas entran dentro de las horas de presencia pactadas.

¿A qué se refiere “el régimen de pernocta” en el empleo doméstico?

Es el pacto que empleador y trabajadora interna realizan, por el que la trabajadora que presta servicios durante el día, duerme además en la vivienda como parte de las obligaciones de su contrato.

En los casos en que la trabajadora no tenga que prestar servicios durante la noche, la “pernocta” no tiene reconocido legalmente un precio, pero esto no impide que las partes puedan acordar una remuneración por este concepto.

El régimen de la pernocta tiene que respetar algunos límites: no puede obligarse a la trabajadora interna a estar en la vivienda por razón de la pernocta antes de las diez de la noche, no puede pedírsele que realice tarea alguna y debe tener derecho a permanecer en su habitación, salvo casos de urgencia justificada.

Cualquier “pernocta” que no respete estos límites forma parte de la jornada de trabajo o del tiempo de presencia, según los casos, y como tal debe retribuirse. Las atenciones nocturnas, aunque no sean habituales, son tiempo de trabajo.

¿Cuántas horas de descanso debe haber entre jornadas?

Tiene que haber 12 horas como mínimo; en el caso de las internas pueden ser sólo 10, pero las 2 restantes deben disfrutarse como descanso en periodos de hasta cuatro semanas.

¿Qué se considera hora extra?

Hora extraordinaria es la hora de trabajo que excede del horario pactado entre las partes, y en todo caso, la que supera la jornada semanal máxima de 40 horas que fija la ley. La diferencia entre hora de presencia y hora extraordinaria es que en el tiempo de presencia no hay otra actividad que estar pendiente de lo que pueda necesitar el empleador/a, y en la hora extraordinaria se está trabajando activamente.

Al año se puede hacer un máximo de 80 horas extraordinarias, que se pueden compensar con tiempo libre o con dinero. El precio mínimo de la hora extra es 7,04 euros (año 2019). Para el límite de las 80 horas al año no se tienen en cuenta las horas extras que se han compensando con descanso, siempre que el descanso se disfrute dentro de los cuatro meses posteriores a trabajarlas.

Conviene saber que es casi imposible demostrar las horas extraordinarias de una empleada de hogar en un juicio, por lo tanto, las que no se cobran inmediatamente o al poco de hacerlas, se suelen perder.

¿Cuál es la duración del descanso semanal y cómo se disfruta?

La trabajadora de hogar tiene derecho a un descanso semanal de 36 horas continuadas. A ser posible, deberá disfrutarse de la tarde del sábado o la mañana del lunes y del día completo del domingo. El descanso semanal de 36 horas continuadas es un derecho de la trabajadora, que el empleador está obligado a respetar.

Sin embargo, la trabajadora puede pactar con el empleador/a disfrutarlo en periodos de dos semanas. En ese caso, cada dos semanas tendrían que descansarse 72 horas (son tres días completos). También se puede acordar descansar 24 horas una semana y 48 la siguiente.

¿A qué días festivos tiene derecho por ley la trabajadora?

Tiene derecho a los mismos días de fiesta que el resto de los trabajadores: 14 al año, de los que dos son fiestas locales. El día de fiesta tiene 24 horas.

¿Hay que recuperar los festivos?

No, la trabajadora no está obligada a trabajar los días festivos y por lo tanto no se le pueden descontar el día festivo no trabajado.

Si se trabaja un día festivo, ¿cómo se cobra?

Se cobra como mínimo al precio de la hora normal, pero se puede negociar un precio más alto. O se puede cambiar por el mismo tiempo de descanso.

¿Cuántos días de vacaciones tiene una trabajadora de hogar, y cómo lo disfrutan?

Las vacaciones anuales son de 30 días, de los que 15 por lo menos tienen que ser continuados y los otros 15 se pueden disfrutar unidos a los anteriores o repartidos a lo largo del año.

Las fechas deben pactarse entre las partes y, a falta de acuerdo, la trabajadora escogerá libremente la fecha de 15 días y el empleador los 15 días restantes. La trabajadora tiene derecho a saber con dos meses de antelación la fecha de sus vacaciones.

Las vacaciones se cobran según el salario total, sin descuentos de salario en especie. La cotización a la Seguridad Social tiene que mantenerse durante las vacaciones, no puede darse de baja a la trabajadora.

¿Las trabajadoras por horas también tienen derecho a 30 días de vacaciones, o solo a la parte proporcional?

Todas las trabajadoras, sin excepción, tienen derecho a disfrutar 30 días de vacaciones. Una persona que trabajase, por ejemplo, dos días semanales, dos horas cada día, tendría derecho a disfrutar vacaciones de 30 días, igual que otra que estuviese a tiempo completo.

¿Hay derecho a vacaciones pagadas si no se ha trabajado el año completo?

Sí, se disfrutan y cobran en proporción al tiempo trabajado entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de cada año.
Es importante disfrutar y cobrar las vacaciones antes de que finalice cada año; una vez que comienza el siguiente, las vacaciones no disfrutadas y/o cobradas del año anterior se pierden, salvo pacto en contrario.

¿Hay derecho a permisos pagados? ¿cuáles son?

Avisando antes, se puede faltar al trabajo con derecho a recibir el sueldo entero, por los siguientes motivos:

  • Matrimonio: 15 días
  • Enfermedad grave, accidente o muerte de parientes cercanos (padres, madres, hijos, hermanos, abuelos, también familia política): 2 días, ampliables a 4 si es necesario viajar a otra localidad.
  • Cambio de domicilio: 1 día.
  • Cumplimiento de deberes como asistir a un juicio, gestión de documentos, votar…: por el tiempo indispensable.
  • Exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto que deban realizarse dentro de la jornada de trabajo: el tiempo indispensable.

¿Hay derecho a reducir la jornada de trabajo para cuidar de familiares?

Se puede pedir la reducción de jornada entre un octavo y la mitad para cuidar de hijos e hijas menores de 12 años o parientes cercanos (padres, madres, hijos, hermanos, abuelos, también familia política) que, por enfermedad, accidente o edad, no se valga por si mismos. Como consecuencia, el salario se rebaja en la misma proporción en que se reduce la jornada y la cotización a la Seguridad Social se hará según el nuevo salario reducido.

Durante los dos primeros años de reducción de jornada, por cuidado de menores y durante el primer año, por cuidado de mayores, el sistema de Seguridad Social computará la cotización como si se hubiese trabajado al 100% de la jornada que se redujo, a efectos de pensiones y para una futura prestación de maternidad.

¿Hay algún derecho en relación con la lactancia de hijos e hijas?

Quien tenga una criatura de menos de 9 meses puede reducir la jornada en media hora, al comienzo o al final de la misma, a su elección. Otra posibilidad es coger una hora entera o dos medias horas interrumpiendo la jornada.

También se pueden acumular las horas en jornadas completas, pero solo si se ha llegado a ese acuerdo con la parte empleadora.