Las agencias vampiras hacen negocio del vacío de servicios, de la necesidad urgente de cobertura de cuidado de personas en situación de dependencia… imponiendo jornadas de 12 y más horas diarias, durante seis y siete días a la semana, con salarios que no llegan al mínimo y, muchas veces, sin seguridad social.

Ver vídeo